Legado

WENDELL N. ROLLASON: 1916-1997

Wendell N. Rollason elaboro los valores y la misión fundamentales que han hecho de RCMA un modelo exitoso y ampliamente respetado para proveer servicios de cuidado infantil y educación temprana a niños de trabajadores agrícolas migrantes y familias rurales de bajos ingresos.

Él fue una de las voces más comprometidas para cualquier grupo de niños en nuestra tierra, el ex senador estadounidense Bob Graham de Florida escribió en un prólogo al libro, Wendell N. Rollason: una vida de propósito. Su voz condujo a escuelas y a los maestros que dieron a los niños de los campos, la oportunidad de escapar a una vida mejor.

Una presencia dominante con pelo blanco grueso, camisa a cuadros, la chaqueta, pantalones vaqueros y botas, Rollason centró su vida de trabajo en proporcionar el mismo acceso a oportunidades para los niños de trabajadores agrícolas que los niños americanos comunes disfrutan.

Los elementos claves de su filosofía incluyen:
Trabajar con agricultores para mejorar las condiciones de los trabajadores.
Comtratar a empleados y maestros de las comunidades migrantes.
Respetar la cultura de las familias.
Involucrar a los padres en el proceso de aprendizaje.

No es gran cosa que mantengamos a los niños seguros, no es gran cosa que les alimentemos alimentos nutritivos. Eso es obvio. Esa es nuestra obligación, dijo Rollason una vez. Pero estamos poniendo a estos niños en una situación en la que, desde el primer día, están condenados al fracaso. Este es nuestro mayor desafío en RCMA, que nuestros niñs estén listos para la escuela, asegurarnos de que entren al Kinder listos para competir en un ambiente que esta contra ellos ".

La compasión estaba en la sangre de Rollason, ya que sus bisabuelos formaban parte de la red ferroviaria subterránea que ayudaba a los esclavos a escapar a la libertad. Después de servir en la Armada desde 1941-45, Rollason se mudó a Florida y trabajó en el aeropuerto internacional de Miami. Allí él vio a muchos extranjeros que eran atraídos a la Florida con promesas de trabajo y vivienda, que sólo los dejaban con las manos vacías o engañados para ser servidumbre.

El momento decisivo llegó cuando una pareja adolescente, llegando a las promesas vacías desde Puerto Rico, se ofrecieron a venderle a su hija por $10. Prometiendo que después de encontrar trabajo, regresarían y comprarían de vuelta a su bebé.

En cambio, Rollason recolectó dinero y llevó a la familia a Biscayne Boulevard, que despues pidieron aventón hasta Nueva York donde la pareja tenían familia. Al día siguiente, Rollason renunció a su trabajo en el aeropuerto y entregó sus notas sobre el abuso que había presenciado al FBI.

Más tarde, cuando Fidel Castro llegó al poder y muchos combatientes de la libertad huyeron de Cuba para México, el Departamento de Estado de Estados Unidos aprovechó a Rollason para ayudar a reunir a las familias que se separaron y llevarlos de México a Estados Unidos.

Sin embargo, durante uno de los viajes de Rollason en 1961, el ambiente había cambiado debido a la caída de la invasión de la bahía de Cochinos. México ya no quería ser cómplice de los Estados Unidos. Rollason fue arrestado y pasó 14 meses en una prisión mexicana, acusado de llevar visas falsificadas para los inmigrantes cubanos. El Departamento de estado denunció cualquier conocimiento de sus actividades y no pudo respaldarlo. Cuando fue liberado y regresó a los Estados Unidos en 1963, continuó dedicando su tiempo a ayudar a las familias migrantes.

Dos años más tarde, la Iglesia Menonita en Homestead, Florida, cuyos voluntarios habían estado proporcionando cuidado infantil a niños de trabajadores migrantes, formó el Redlands Christian Migrant Association. Con tres centros de cuidado infantil en la zona agrícola de Redlands, en el sur del Condado de Miami-Dade, necesitaban hacer que la organización se autosustentara y se hiciera menos dependiente del financiamiento de la iglesia y de los voluntarios. También tenían problemas para atraer a las familias para aprovechar los servicios.

Cuando eecurieron a Rollason, el con mucho gusto intervino e inmediatamente detectó la desconexión cultural entre los cuidadores y los niños. Su sugerencia de contratar a mujeres campesinas como cuidadoras fue tan bien recibida en las comunidades migratorias que la inscripción de niños creció rapídamente. Bajo su guía, RCMA creció y prosperó. En 2005, el año en que RCMA cumplía sus 40años, la Asociación ya operaba más de 75 centros y dos escuelas charter, sirviendo a más de 6,200 niños. Hoy RCMA es uno de los mayores proveedores de cuidado infantil sin fines de lucro en la Florida y entre los más grandes del país.

Wendell Rollason se enfrentó a una enfermedad terminal a la edad de 80 en enero de 1997. Su legado sigue vivo, mientras RCMA continúa creciendo con servicios a niños y familias. La clave para el éxito de RCMA lleva de vuelta a la Fundación establecida por Wendell Rollason para contratar a la comunidad y respetar otras culturas y grupos étnicos.

Para ordenar el libro de los niños acerca de Wendell, Wendell N. Rollason: Una Vida con Proposito, llame a la sede RCMA en Immokalee al (239) 658-3560

 

BARBARA MAINSTER

Barbara Mainster ha dedicado toda su vida a preparar a los niños de trabajadores agrícolas de la Florida para que tengan éxito en la escuela y en su vida.

Como muchos de estos niños, Barbara forma parte de una segunda generación de niños de imigrantes. Sus padres Alemanes se conocieron en un barco que cruzaba el Atlantico, con destino a la isla de Ellis. Ellos eventualmente compraron una granja de lacteos en el estado norte de Nueva York. El padre de Barbara tenia un bar cercano. Leche y cócteles ayudo a poner a sus tres hijas en la Universidad.

Barbara obtuvo un bachillerato en ciencias sociales del Estado de Michigan. Ella studió por otros dos años en Cornell para obtener una maestría en antropología.

Luego vino su educación más intensa en la vida de Barbara. Barbara y su esposo se mudaron a un pequeño pueblo en Perú como voluntarios del Cuerpo de Paz. Con poco entrenamiento o experiencia, Barbara dirigió una escuela preescolar. Ella lo amó!

Un día, Barbara necesitaba inscribir a un pequeño niño en un orfanato local. Cuando vio al Huerfano, Barbara pensó: "No hay manera". Ella adoptó al niño.

Después de dos años en Perú, Barbara regresó a Nueva York. Pronto dió a luz a una hija y adoptó a un niño adolescente y a una niña de 6 meses. Ella también se fue a trabajar para el Head Start.

A principios de los años 70, Barbara y su esposo se mudarón al Sur de la Florida. Barbara pronto descubrió RCMA.

La política de contratación infundió RCMA con maestros que entendían íntimamente las necesidades de las familias campesinas, y estaban profundamente agradecidos a RCMA por darles una alternativa al trabajo de campo. Pero muchos habían abandonado la escuela y habían sufrido poca alfabetización. Barbara fue contratada en 1972 para remediar este problema, como Coordinador de Educación de RCMA.

Pronto, la noticia sobre RCMA se extendió por las rutas migratorias de los trabajadores agrícolas. Iglesias, agricultores y organizaciones de servicios sociales impulsaron a RCMA a expandirse a sus comunidades. Barbara se hizo cargo de la expansión. A lo largo de los años, ha abierto un centenar de centros de cuidado infantil. Ha cerrado algunas docenas.

Hoy en día, RCMA opera en 21 condados de Florida. Tiene 68 centros de cuidado infantil, tres escuelas autónomas, seis programas extracurriculares y 26 hogares de cuidado infantile familiar. Es el proveedor de cuidado infantil sin fines de lucro más grande de Florida.

Bajo el liderazgo de Barbara, RCMA se ha convertido en un aclamado proveedor del programa de Head Start. Los niños de RCMA suelen sufrir retrasos en su derarrollo debido los bajos ingresos y la baja alfabetización en que viven; Ellos se van de RCMA habiendo recuperado el terreno perdido.

En RCMA el cuidado infantíl es realmente cuidado familiar. Los empleados de RCMA visitan los campos de trabajo donde los niños viven y ayudan a los padres a abordar una amplia gama de problemas.

Barbara se ha asegurado que todos los 1,600 empleados de RCMA recuerden que los padres son la influencia más importante en la vida de sus hijos. No importa que tan uneducados sean, los padres pueden inspirar a sus hijos, apoyar su educación y defender los intereses de los niños.

Barbara ha sido honorada varias veces en los últimos años, los premios incluyen:

  • Campeón de los Niños - Asociación de la Florida para la Educación de Niños Pequeños.
  • El Amigo Especial de los Niños - Centro de la Florida para Niños y Jovénes.
  • Reconocimeinto Ohtli - Consulado Mexicano.
  • Servicio Distinguido - Asociación de Frutas y Verduras de la Florida
  • Creadores: Mujes que hacen el Suroeste de la Florida - WGCU
  • Icono -Tendencia de la Florida revista