Historia de RCMA

Redlands Christian Migrant Association fue fundado en 1965, en medio de una letanía de horrores.

Los trabajadores agrícolas de muy bajos recursos en el sur de la Florida no tenían otra alternativa que llevar a sus pequeños a los campos. Un niño se había ahogado en un pozo de irrigación. Otros habían muerto bajo maquinaria agrícola. La mayoría pasaron largos días expuestos al brutal sol de la Florida, pesticidas, insectos y serpientes.

Así que un pueblo de menonitas cerca del campo de trabajo de la granja de Redlands creó un refugio seguro. Abrieron dos centros de cuidado infantíl.

Sorprendentemente, la mayoría de los campesinos permanecieron aleados. Así que los desconcertados menonitas contrataron a Wendell Rollason, un defenzor de los derechos de los inmigrantes en el área de Miami. Rollason se acercó a los campesinos. Sin embargo, la respuesta se mantuvo negativa.

Entonces un día ordinario en un centro de cuidado infantil se convirtió en el día más crucial en los 50 años de historia de RCMA. Ese día, Rollason notó que dos cosas eran momentáneamente diferentes:

  • Un gran grupo inusual de madres migrantes habia sido registrado para ser voluntarios.
  • Un gran grupo inusual de otras madres migrantes habian dejado sus niños en el centro.

 

Rollason hizo la conexión: los inmigrantes confiarían a sus bebés solamente a cuidadores de su misma cultura. El decidió contratar trabajadores inmigrantes, de los campos.

El momento iluminador de Rollason remodelaría el futuro de incontables bebés, mil o más madres y del mismo RCMA. Pronto, los más pequeños comenzarían a llenar los centros de cuidado infantíl de RCMA a su máxima capacidad. Las madres ya no se encontrarían aisladas en los campos, sino que lanzarían nuevas carreras de cuidado infantil, en la sociedad dominante, con oportunidades educativas de por vida.

El primer punto de contacto de los nuevos inmigrantes con RCMA fue alguien que había caminado en sus zapatos.

Para RCMA, la realización de Rollason fue la fuente de un nuevo modelo de negocio para las culturas múltiples. En adelante, los centros de cuidado infantil y las oficinas regionales de RCMA serían dirigidos por un coordinador de la cultura de la comunidad servida, siempre respaldado por un experto en cuidado intantil contratado para su formación profesional, independientemente de la cultura.

La preocupación inicial de RCMA – la salud y la seguridad de los niños pequeños – fue rápidamente aliviada a través de una buena nutrición y evaluaciones de salud. Surgió una nueva prioridad: la educación de la primera infancia. Que ha permanecido en la parte superior de la descripción del trabajo de RCMA desde entonces.

 

La misma inspiración, números más grandes

De los dos centros de cuidado infantil en Homestead, RCMA ha crecido hoy a 68 centros en 20 condados de la Florida. Todos sirven a los pobres rurales, y la mayoría sirve a los niños de inmigrantes hispanos. RCMA atiende a más de 6000 niños — 86 por ciento hispanos y 11 por ciento afro-Americanos.

Las donaciones del gobierno comprendían 85 por ciento del presupuesto anual $60 millones de RCMA.

A través de los años, RCMA ha ampliado el rango de sus programas. Nuestros centros de primeros inicios aceptan bebés de tan sólo seis semanas. Nuestros programas después de clases sirven a niños de 6 a 16 años.

En 2000, abrimos escuelas autónomas en Immokalee, al sureste de Fort Myers, y Wimauma, al sur de Tampa. En 2012, agregamos una escuela autónoma intermedia en el campus de Wimauma. Juntos, las dos escuelas de Wimauma sirven grados K-8. La escuela de Immokalee sirve los grados K-6.

A pesar de todos estos cambios durante cuatro décadas, la política de personal inspirada de Wendell Rollason todavía afecta a RCMA – y a las personas que servimos – profundamente.

Un beneficiario temprano fue la difunta María Coronado, una inmigrante mexicana. Coronado dejó de recoger naranjas y tomates en 1974 para unirse a RCMA como cocinera. Los supervisores rápidamente se dieron cuenta de sus habilidades de liderazgo, y una carrera de 30 años comenzó a desarrollarse. Eventualmente adquirió la responsabilidad de seis centros de cuidado infantil y 300 niños en Homestead .

Hoy en día, la familia Coronado está completamente integrada en la sociedad Americana. Los niños de Maria Coronado incluyen un director de la escuela, un capitán retirado del ejército, un ejecutivo de negocios y un empresario internacional en la industria de las orquídeas.

Un ejemplo más reciente es Lourdes Villanueva, quien emigró con sus padres cuando era adolescente. Aprendió a colectar de todo, pero su favorita eran las naranjas – desde la cima de la escalera, donde podía ver lo más lejano. Cuando Villanueva tuvo hijos, descubrió RCMA y una nueva vida. Se unió a RCMA como trabajadora de apoyo familiar, luego obtuvo su GED y eventualmente, una licenciatura en trabajo social. Hoy, Villanueva vive al este de Tampa, y es la directora de RCMA en defensa de los trabajadores agrícolas.

Sus dos hijos han ganado los grados de licenciatura y son socios en su propia compañía de pesticidas. Su hija, con un título de asociado, es el único miembro del personal bilingüe en un banco local.